La osadía no es un punto de llegada, sino el trampolín para anirmarnos a lo que queremos fuerte y con ganas.