TGS culminó las obras del Gasoducto de Vaca Muerta. La empresa co-controlada por Pampa Energía, culminó la construcción de un gasoducto en Vaca Muerta y una planta de acondicionamiento, que permitirán captar el gas no convencional de la cuenca neuquina e inyectarlo a los gasoductos troncales de transporte, para abastecer a todas las regiones del país. De esta manera, la inversión de u$s 300 millones, empieza a dar sus primeros resultados efectivos para el país. Esta obra es fundamental para poder captar la producción de áreas de shale gas de Vaca Muerta y llevarla hacia el sistema troncal de transporte.

Según Oscar Sardi, CEO de la empresa, “la culminación de esta obra es un orgullo inmenso para todos los que formamos TGS, porque fue pensada en 2016, y en octubre de 2018 hicimos realidad el comienzo de la obra». A su vez, aclaró: “es un proyecto a riesgo, ya que se han invertido US$ 300 millones, con visión de largo plazo, ofreciéndole a los productores una solución integral al transporte de gas, basado en la eficiencia de la construcción de infraestructura de captación a gran escala”.

TGS ya cerró acuerdos para transportar gas de siete áreas productivas diferentes y está en conversación con productores para sumar nuevos bloques e incluso extender el gasoducto.

Gasoducto en Vaca Muerta: las operaciones de TGS

TGS invirtió unos 300 millones de dólares para la construcción de un gasoducto de 150 kilómetros que atraviesa diferentes yacimientos de la formación de Vaca Muerta. De esta manera, se logrará recolectar el gas fuera de especificación de todos los productores de la zona. Asimismo, se construyó una planta para el acondicionamiento diario de 5MMm3 y será ampliada en el futuro mediante la instalación de módulos que acompañarán el ritmo de desarrollo de las reservas.

Según Marcelo Mindlin, “Vaca Muerta representa el segundo reservorio de gas no convencional más grande del mundo y el cuarto de petróleo. Por lo tanto, estas obras son fundamentales para la evacuación del gas producido en la cuenca neuquina”. A su vez, Marcelo Mindlin destaca que “las obras comenzaron en octubre del 2018 y, gracias a la inversión y al esfuerzo y dedicación de más de 1000 personas, logramos realizar la obra en un tiempo récord de 15 meses”.

En consecuencia, el caudal de captura será de hasta 60 MMm3/d, con un diámetro de 36” y una presión de 97 Kg/cm2. No obstante, la inversión final será de US$ 800 millones de dólares. Como resultado, el gasoducto atravesará las siguientes áreas:

  • Bajada de Añelo
  • Bajo del Choique
  • La Invernada
  • Pampa de las Yeguas I y II
  • Parva Negra Este y Oeste
  • La Escalonada
  • Rincón La Ceniza
  • Los Toldos Norte, Sur, Este y Oeste
  • La Calera
  • El Orejano
  • Sierra Chata

El beneficio se extiende también a otras áreas.