No solo es una preposición, también es el sentimiento que nos atraviesa cuando no nos animamos.
No nos tentemos, ni nos dejemos ganar por el pero.  
Que querramos de verdad para no tener más peros en la lengua, digo, en el corazón.