La selección Argentina de fútbol está atravesando un momento de cambio cultural. El fútbol femenino está empezado a levantar vuelo en la sociedad argentina.

El primer gran paso fue la profesionalización del deporte. Ahora las jugadoras tienen un salario, cobertura médica, y otros beneficios básicos de cualquier trabajador con los que no contaban.

Ese impulso también lo siente la selección de fútbol femenina. Se clasificaron al mundial jugando a cancha llena en Platense. Y, ahora que es la competición, las redes sociales de la AFA cubren el evento.

¿Cómo vienen de likes las pibas?

En el debut ante Japón se comunicó mediante tres fotos. Las primeras dos, una placa pre partido y otra post partido con el resultado; la tercera es una foto del equipo antes del partido. Las primeras dos fotos tuvieron 34 mil y 31 mil likes respectivamente; la tercera se llevó 134 mil y más de 900 comentarios. Hasta el momento, la foto más importante de las pibas en la selección.

La diferencia con los pibes

La diferencia de reacciones es notable si comparamos a las pibas con la selección de los pibes. El fútbol masculino es el deporte más importante del mundo. Mientras que el femenino se está empezando a ganar un lugar.

La cuenta de Instagram de la AFA tiene 3.3 m de seguidores. Que ven el contenido de la misma manera, tanto el que se sube por el fútbol masculino que del femenino. Sin embargo, la diferencia todavía es muy grande.

La placa del partido inaugural del Mundial de ellas tiene 34 mil likes. Mientras que la placa inaugural de la Copa América tiene 143 mil.

El público que recibe el mensaje es el mismo. Son 3.3 millones de personas, pero reaccionan muy desproporcionado ante una y otra selección.

El desafío del fútbol femenino es seguir creciendo. No querer alcanzar al masculino, ni tampoco compararse. Así lo dijo la capitana, la 10, Estefanía Banini, quien agradeció que le digan "la Messi", pero que quiere ser conocida por su nombre.

En este contexto Argentina disputará su tercer partido ante Escocia, en busca de avanzar en la fase de grupos. Una tarea muy cuesta arriba, teniendo en cuenta que el fútbol femenino recién se convirtió en profesional hace menos de 3 meses. Esto significa que están en desigualdad de condiciones con el resto de las selecciones que sí son profesionales.

En definitiva, el fútbol femenino está dando sus primeros pasos en Argentina para calar hondo en una sociedad extremadamente futbolera, y en un momento en el que la selección masculina no representa ni identifica al hincha argentino desde hace tiempo.  Es el momento ideal para que crezca el deporte en este aspecto. El techo, sólo se lo podrán poner las chicas.