Seguila. Escuchala. Una corazonada siempre trata de decirnos algo.