Foto de portada por M. B. M. en Unsplash

De cara a un contexto de restricción al dólar, impuestos a la compra con tarjeta en el exterior y ciertos niveles de desconfianza en el mercado local.

Es que estos bonos permiten comprar en pesos, porcentajes de acciones de empresas del exterior que cotizan en bolsas extranjeras, atados a la cotización del dólar “contado con liquidación”. Esto significa que si el valor de la acción no varía pero el del dólar sube, el Cedear correspondiente también subirá.

Esta “doble volatilidad” -la del precio de la acción y el valor del dólar- en el marco de una depreciación del peso y de poca exposición directa a la moneda estadounidense, es una oportunidad para pequeños y medianos inversores que quieren acceder a mercados mayores pero que no pueden costear la brecha entre el peso y la divisa internacional.

Por otro lado, esta doble condición puede suponer pérdidas en el caso de que haya intervenciones oficiales para contener la subida del dólar o si la demanda de pesos aumenta. Aunque no es la perspectiva pronosticada, es clave tener en cuenta que, aunque es una forma segura de dolarizar la cartera sin que cuente como una operación en dólares, no es una garantía total.

Aún con un panorama favorable en términos generales, la cuestión del tratamiento impositivo de los Cedears durante el 2021 es un tema que mantiene en vilo a más de un inversor. ¿Qué tipo de impuestos aplican a esta operación? ¿Cuáles son las políticas en vigencia para estas transacciones?

Es cierto que se dieron muchos cambios en materia tributaria durante el último año. Los más comentados fueron el Impuesto a las Ganancias, el Impuesto País, y la alícuota por Bienes Personales, este último relacionado a los Cedears. Los primeros están relacionados a las compras en dólares con tarjeta de crédito y se suman al límite que permite la compra mensual de hasta 200 dólares.

¿Por qué los Cedears pagan Bienes Personales? Porque son un activo que forma parte del patrimonio de los inversores. Pero no todos los casos se ven alcanzados por este tributo: sólo aquellos que cuenten con un patrimonio que supere los dos millones de pesos, tanto en dinero ahorrado/invertido, como en propiedades nacionales o en el exterior.

¿Qué otros impuestos pagan los Cedears?

De momento y en términos generales, sólo se ven alcanzados en forma directa por Bienes Personales. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que algunos Certificados pueden verse afectados por el Impuesto a las Ganancias.

Los que deben abonar este tributo son aquellos Cedears que pagan dividendos: mensuales, trimestrales, semestrales o anuales. Yamana Gold y Avis Budget Group liquidan de forma mensual, Apple y Barrick Gold cada tres meses, Arcos Dorados Holdings y Coca Cola en seis meses mientras que Siemens, Nokia y Telecom pagan al año. Hay muchísimos Cedears que abonan dividendos, toda la información sobre sus liquidaciones se puede encontrar en internet o facilitada por los brókers.

Apostar por Cedears que pagan dividendos en el 2021 -más allá de los impuestos contemplados- sigue siendo una opción conveniente de inversión. Está claro que, para que este tipo de acción rinda, descartando gravámenes y peligros financieros regulares, es necesario contemplar los volúmenes de dividendos que devuelven las empresas.

Para saber cuándo pagan las empresas, se pueden consultar distintos calendarios de dividendos de Cedears para el 2021. Esta información suelen proveerla los brókers, agentes de bolsa o plataformas financieras que permiten la compra y venta de Certificados de Depósito, aunque también es divulgada por medios de comunicación especializados.

Al actualizar qué Cedears pagan dividendos en el 2021, también se informan las próximas fechas de pago, el valor del dividendo y la renta en porcentaje por el mismo. Esta información es muy importante para programar desembolsos de dinero en acciones específicas, a fin de generar mayores ganancias dependiendo su rendimiento y la proporción en dividendos que retorna.

Los Certificados de Depósito son una de las tantas estrategias financieras que pueden utilizarse en el mercado local. Ante cualquier decisión, es importante informarse profundamente sobre los posibles costos y beneficios de los instrumentos de inversión, para reducir cualquier tipo de pérdida.

Esto se logra leyendo, consultando con especialistas y prestando atención en los movimientos que los mercados vayan teniendo. Así, se pueden ver oportunidades independientemente de la situación económica y sacarle el mejor provecho a los ahorros o capitales invertidos. Nadie está exento de contratiempos en sus inversiones, pero es parte del juego. Así como algo falla, otra cosa puede funcionar.

En la actualidad, internet es una poderosa herramienta para tomar cursos, leer, compartir opiniones y realizar cualquier transacción financiera. Las posibilidades están allí, más allá del dinero que se tenga.