A la hora de emprender, uno de los primeros pasos es el patentamiento de la idea. Según la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad intelectual), una patente “es un derecho exclusivo que se concede sobre un producto o un proceso que, por lo general, ofrece una nueva solución técnica a un problema”.

A su vez, el titular de la patente tiene derecho a decidir quién puede usar la invención patentada durante el período de protección. La vigencia depende del país donde se tramite, pero generalmente es de 20 años. En Argentina, la autoridad estatal encargada de conceder la propiedad intelectual es el INPI (Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual).

El trámite es largo, pero necesario para obtener la exclusividad de un invento. Puede llevar cinco años y hay que presentar varios formularios, que incluyen una descripción del campo técnico de la invención, el invento en sí misma, y el estado de la técnica en ese campo. El registro tiene un costo de $ 6.000, más otros extras que podrían surgir durante el proceso.

En el resto del mundo el trámite también es lento, aunque un poco más rápido que Argentina. En Estados Unidos lleva en promedio 2 años, en Canadá casi 3 años, en China entre 3 y 4 años, y en Brasil apenas 18 meses.

Lamentablemente, Argentina (junto a Bolivia y Venezuela) no es miembro del PCT (Tratado de Cooperación en Materia de Patentes), por lo que las patentes que se registran en nuestro país no se registran mundialmente. Este tratado fue firmado por 152 países y permite patentar mundialmente una idea a sus países firmantes. Con la firma del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, Argentina se vería obligada a unirse al PCT.

Cifras mundiales

Según datos de la OMPI, en 2019 se registraron 647.700 nuevas patentes y entraron al proceso 265.800. El país que mayores trámites inició fue China (60.993) seguido por Estados Unidos (56.228).
Dentro de los países de ingresos medios y bajos, el que más procesos comenzó en 2019 fue Brasil (617), seguido por Malasia (188), y México (174). Argentina, por su parte, solo tuvo 36 registros internacionales en 2019, apenas un 2,4% del total de América Latina.

Otro dato interesante de Argentina es que, junto a Malasia, fueron los países que participación tuvieron del sector público en los patentamientos, mientras que en Brasil o Perú fue es casi inexistente.