Foto de portada por Maarten Scheer / Unsplash

Cada vez más personas en el mundo se preguntan cuál es el impacto de la “economía circular” en el medio ambiente y qué mundo le estamos dejando a las próximas generaciones. Esta conciencia sustentable se ve promovida, en mayor medida, con el uso de las redes sociales que nos permiten seguir distintas causas independientemente del lugar en el que vivamos.

Economía circular o bucle

El concepto de “economía circular” promueve que todos los materiales y recursos que usamos se mantengan la mayor cantidad de tiempo vigentes, al tiempo que reduce la cantidad de desechos generados.

Lejos de ser una tendencia, la economía circular es un estilo de vida que cada vez va ganando más espacio. La vuelta de los envases retornables, de los envases universales para líquidos de limpieza, el neumático que se convierte en zapatilla, el aceite de cocina usado que se transforma en biodiesel, el alquiler de ropa para evitar armarios repletos son solo ejemplos de este concepto.

El bucle se cierra después de atravesar varios pasos: el uso de un bien, un segundo uso, la reutilización de ese bien, la reparación, el reciclaje y por último la valorización que supone aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

Foto por Hamza Javaid / Unsplash

Respecto a la gestión de los recursos, la economía circular promueve las 3R que van ganando terreno en nuestras vidas: reducir, reciclar y reutilizar. Las tres opciones están destinadas a generar un consumo más responsable de los recursos y a incorporar hábitos que nos permitan como sociedad reducir la huella de carbono.

La reducción está orientada a disminuir objetos de uso único, como los embalajes, cubiertos descartables, bolsas, etc. También está orientada a usar racionalmente el agua y la electricidad.

La reutilización le permite a un objeto tener una segunda vida útil. Un caso muy conocido es el de relleno de botellas que se utilizan para la construcción y, cada vez más, aparecen nuevas ideas creativas para darle otro uso a los desechos.

Por su parte, el reciclado está orientado a convertir residuos en una nueva materia prima. Dentro de ellos se encuentran el vidrio o el plástico (que se puede derretir y volver a usarse).

De esta manera, cada uno desde su lugar puede aportar su granito de arena para que todos tengamos una vida más sustentable. ¿Te sumás?

¿Te gustó esta nota 👇?
Invitame un café en cafecito.app