El networking es el arte de hacer contactos para compartir información, generar nuevas oportunidades, conocer potenciales clientes, proveedores, empleadores o socios. En tiempos de cuarentena por Covid-19, generar redes de manera remota es posible y se vuelven casi la única la opción.

La generosidad es la base de esta vinculación donde cada uno se brinda al otro y abre su propia red de contactos. Los profesionales y emprendedores que incorporaron el networking como estilo de vida, algo que promueve pensar en el otro y no sólo en la propia necesidad, aseguran que consiguen sus objetivos con mayor celeridad.

Actualmente los webinar están a la orden del día y cada vez más los referentes de finanzas se animan a traspasar la pantalla con transmisiones en vivo, algo que los vuelve más permeables a responder consultas y entablar relaciones.

Networking es pedir ayuda

Practicar esta disciplina es cuestión de hábito. Muchas veces cuesta pedir ayuda o preguntar, romper el hielo o mostrar nuestro interés en algo. Solo si vencemos ese miedo, sabremos qué pasa y, aunque no siempre se obtienen respuestas, siempre vale la pena intentarlo.

En tiempos de pandemia, la vinculación se limita a lo online. Las call llegaron para quedarse y de alguna manera el contexto genera una mejor predisposición para ayudar y escuchar a otros.  Nuestra red se divide entre los contactos que ya tenemos y aquellos a los que aspiramos: potenciar ambos debería ser parte de nuestro plan.

The Proposal
Photo by Antonio Gabola / Unsplash

Networking Digital

Hoy las redes son el canal del networking. Si aún no formás parte de ningún grupo con intereses afines, la cuarentena impuesta por la pandemia es tu momento.

Hay para todos los gustos y temáticas. En Facebook miles de profesionales, autodidactas e interesados en diversos temas se juntan para aprender, compartir conocimientos e ideas y solucionar problemas. En Instagram los vivos se incrementaron notablemente durante la cuarentena.

En Linkedin los grupos son similares a Facebook pero con un estilo más formal. La red profesional por excelencia ofrece un mes gratis en la que te da la opción de mensajes privados a personas con quienes no estás conectado y que pueden ser de tu interés.

En los grupos cerrados, el líder o administrador del grupo evalúa tu ingreso y establece las reglas, que suelen estar publicadas fijas en un lugar visible. Es fundamental leer estas condiciones para evitar malos entendidos. Si bien suelen restringir la publicidad, te podés presentar y contar a qué te dedicas. En general al ser muchos miembros siempre hay alguien que se ocupa de responder y, si nadie interactua, el administrador responde.

Networking financiero

Para mejorar tus finanzas es importante tener información útil y chequeada. Podés seguir en redes a referentes del tema y contactarte con sus seguidores, plantear dudas u obtener información útil. Un buen termómetro son las valoraciones de otros.

En tiempos de pandemia, participar de webinars es clave. Allí se pueden encontrar conectadas a personas que potencialmente interese conocer. No dudes en tomar contacto: un buen disparador es escribirle y decirle que estuvieron compartiendo el mismo webinar. Tampoco dudes en contactar a quien haya liderado el espacio.

Para conseguir un networking de calidad hay que prepararse. Se puede hacer un listado de personas con quienes querés hacer contacto, ya sean que admires, que te gustan cómo trabajan, o con quienes tenés algún punto en común. Para abrir conversaciones con esas personas es importante ser claro en el mensaje para intentar generar un feedback.

Comunidades profesionales.

Otra forma de hacer networking en cuarentena son las comunidades profesionales.¿Qué es una comunidad profesional? Es similar a un foro de discusión donde profesionales de un área determinada se juntan a intercambiar conocimientos o extender los webinars, o eventos presenciales, que esperemos algún día vuelvan. En una comunidad online.

La mayoría son sin cargo, y solo requieren que tengas ganas de participar y compartir lo que sabés. Una buena forma de comenzar, es una buena presentación: quién sos, qué hacés y qué vás a aportar a esa comunidad. Crear una reputación basada en la cantidad de ayuda que das, es el objetivo, y en base a esto, es muy probable que consigas todo tipo de oportunidades laborales o de inversión.

Crear tu propia red depende mucho de qué hagas. Cuando más abierto seas, más posibilidades tendrás de generar nuevos contactos que te llevarán a otros. El networking es una red exponencial que impulsa carreras, negocios y desarrollo personal.