Foto de portada por Jack Hunter en Unsplash. Mural en uno de los edificios de la ciudad de Nápoles, Italia.

Es difícil y hasta casi surrealista, expresar tristeza y fortuna al mismo tiempo. Diego Armando Maradona tuvo muchas vidas y fue muchas personas en un mismo cuerpo, casi como varias reencarnaciones de si mismo, si queremos terminar de llevar este relato al título.

Me siento triste, cuando elijo quedarme con algunas de sus facetas, la de sus inicios, la de jugador, la de líder de la selección Argentina. Esa que para mi dio tres de los momentos desde su nacimiento hasta su transmutación en inmortal, donde desaparecieron en efímeros instantes, dicen los que saben que así se describe la felicidad. Toda división, diferencia, barrera social o grieta en Argentina.

Me siento también afortunado, por haber sido contemporáneo, haberlos visto en vivo, con mi viejo, mis hermanos, mi vieja y los amigos de siempre. Combinación, que dicen también los que saben, produce una reacción química que hace que algo se quede grabado a fuego en la cabeza y el corazón para toda la vida. Repasemos esos momentos.

Barrilete cósmico

Mundial 86, Argentina versus Inglaterra. No se si este gol y haberlo visto me hizo más feliz que Argentina ganara esa esa copa, y creo que nunca voy a terminar de decidirlo.

El pase mágico a Cani

Relata Victor Hugo, Y así todo roto también es Gardel. Una épica de la lucha contra la adversidad y el gen Argentino.

La puteada en el San Paolo

Semifinal de Italia 90. Italia Vs Argentina en el San Paolo, próximamente Estadio Diego Armando Maradona. Todo el estadio silbando el Himno Nacional. Maradona mirando enfurecido hacia los costados, enfrenta a la cámara y le hace saber a Italia y al mundo lo que piensa. La Argentinidad al Palo.

Nápoles: para cerrar

No es uno de los tres momentos, pero también tuve la suerte de estar 3 veces en Nápoles unas décadas después y verlo. Contarlo sería tan largo, que prefiero compartirles este video de Lucas Amestoy. Lo dice todo.

Feliz vuelta por el universo, barrilete cósmico.