Foto de portada por Hello I'm Nik 🎞 / Unsplash

La red profesional LinkedIn tiene más de 690 millones de usuarios en el mundo, reúne a la población económicamente activa y es el lugar ideal para encontrar contenidos de calidad sobre finanzas personales.
Una de las claves para dar pasos en el mundo financiero es temer buena información, leer y aprender para poder tomar las mejores decisiones según el propio perfil de inversor.

Los perfiles de Linkedin que aportan buena información financiera (profesionales, empresas u organizaciones públicas) generalmente son abiertos y pueden seguirse sin que sean contactos (amigos como en Facebook).

¿A quién seguir?


Las primeras cuentas que pueden ser buenas para aprender sobre finanzas son las oficiales de organismos públicos, como la AFIP, el Banco Central y el Ministerio de Desarrollo Productivo. En general publican novedades y contenidos básicos sobre educación financiera y también informes con diferentes métricas.
Entre los periodistas y medios que cubren temas financieros están los perfiles de  Café financiero, con videos de las entrevistas del programa, y el economista Mariano Otálora, que en su perfil postea fragmentos de su programa “Qué hacemos con los pesos”.

De los periodistas especializados, Claudio Zuchovicki con sus “Zuchotips” simple lo difícil, explicando el contexto económico y financiero con ejemplos muy didácticos. Por su parte, Mónica Fernández explica los temas que relacionados con el dinero y Santiago Bulat, economista y periodista, cuenta de forma fácil los temas económicos para aprender y tomar las mejores decisiones.

LinkedIn: cómo aprovechar la información financiera
Foto por Markus Spiske / Unsplash

Consejos clásicos

Más allá de seguir a los perfiles antes mencionados para adquirir conocimientos financieros que consoliden tu perfil profesional, es importante complementar eso teniendo en LinkedIn un perfil lo más sólido posible.

Para esto, lo primero es tener una foto actualizada: quienes las ponen reciben hasta 21 veces más visitas a su perfil y hasta 36 veces más mensajes. Es importante tener en cuenta el fondo y la vestimenta de la foto, ya que el futuro empleador podría analizarlos.

Otro punto importante es que el cargo y la industria estén actualizados (para conectar con trabajos, contenido y grupos relacionados) y resaltar la educación (formación, cursos, qué sabes hacer, puestos part-time, pasantías, trabajos voluntarios, etc.).

También los especialistas recomiendan resaltar las habilidades adquiridas, sin importar si fue mediante cursos, la experiencia laboral, o algún otro medio. LinkedIn las clasifica en cuatro áreas clave: conocimiento de la industria, herramientas y tecnología, habilidades interpersonales y otras. Enumerar al menos 5 habilidades te permitirá tener hasta 17 veces más de visitas al perfil y hasta 31 veces más de mensajes de reclutadores.

Por otra parte, los analistas recomiendan usar la sección "Summary" o "Resumen" porque  dicen que “el curriculum no debe ser sólo una lista de cursos y experiencia, sino también mostrar la personalidad, algo en lo que muchos empleadores se fijan”.

Por último, es importante publicar actualizaciones y participar activamente de la red profesional. Mantener el perfil visible publicando periódicamente, compartiendo artículos y redactando contenido sobre temas de interés pueden sumar visitas y atraer potenciales empleadores. También se debe mirar quiénes leen nuestras publicaciones, ya que así pueden hacerse contactos importantes.