¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews
Ultimos

Las consecuencias negativas de usar redes sociales

Hace un tiempo que me estoy preguntando cual es el verdadero significado de los mensajes con imágenes que se pueden ver en las redes sociales, especialmente en Instagram. Ya sea una mujer exuberante, una top model, una vecina de barrio que esta buena o un amigo que está todo trabajado de gimnasio que luce con sus abdominales. ¿Cuál es el mensaje? Se me ocurren muchas teorías pero realmente es difícil descifrarlo. Por momentos parece una historia contada como la mejor versión de cada uno, otras veces parecen personas despechadas que envían un mensaje de “mira lo que te estas perdiendo”, tal vez sea alguien que no encuentra el modo de conectar en la vida real y muestra sus atributos solo para levante, o gente con poca autoestima que necesita levantar likes como si fueran piropos por la calle en los años 90.
En definitiva, tanta confusión es lo que nos mantiene pendientes esperando que aquella persona vuelva a enviar ese mensaje que no sabemos (o no sé) descifrar. Lo importante que detrás de todo esto hay depresión, ansiedad, problemas de sueño e inseguridad. Una encuesta efectuada a principios de año en el Reino Unido por la Sociedad Real de Salud Pública (RSPH, por sus siglas en inglés) reveló que sólo una de las cinco redes sociales tiene un efecto positivo en la salud mental de los jóvenes: YouTube.
Al resto, en general, les afecta de forma negativa. Instagram se posiciona como la que peores resultados obtuvo, seguida de cerca por Snapchat, Facebook y Twitter.

IG

Una adicción moderna que quita el sueño

La RSPH (Sociedad Real de Salud Públic) llegó a la conclusión a través de una encuesta a 1500 personas de entre 14 y 24 años. Todas las redes empeoran la salud mental, la calidad del sueño, la imagen corporal, el ciberacoso y el sentimiento de estar perdiéndose de algo.
Algunos investigadores incluso creen que las luces LED de estos dispositivos interfieren con los mecanismos cerebrales que producen la melatonina, la hormona del sueño.
Uno de cada cinco jóvenes aseguran que se despiertan de madrugada para revisar sus mensajes, lo que ocasiona que se sientan hasta tres veces más cansados en clase que sus compañeros que no usan las redes por la noche.
La salud mental y el sueño están estrechamente ligados. Dormir mal o poco puede causar depresión y problemas físicos como presión alta, diabetes y obesidad.

ZZ

¿La imagen lo es todo?

Ese eslogan me recuerda al comercial de Sprite de los 90 dónde decía que la imagen no es nada, ¿era realmente asi?
Los jóvenes sienten que la imagen que tienen de su cuerpo empeora tras usar redes como Facebook e instagram.
"Es interesante ver que Instagram y Snapchat lideran la lista de las peores redes sociales para la salud mental. Ambas son plataformas fuertemente enfocadas en las imágenes y, al parecer, pueden estar produciendo sentimientos de insuficiencia y ansiedad en los jóvenes",le dijo a la BBC la directora de RSPH, Shirley Cramer.
El informe de la RSPH recoge las conclusiones de otros estudios que indican que cuando se expone a mujeres jóvenes a Facebook durante un corto periodo de tiempo, sus preocupaciones sobre su imagen corporal aumentan por encima de las de aquellas que no son usuarias de este servicio.
Comienzan a expresar su deseo de cambiar su apariencia e, incluso, de recurrir a la cirugía plástica.

¿Cómo manejan nuestro ego las redes sociales?

“No pasa nada si la gente piensa que eres Dios, el problema viene cuando empiezas a creértelo”

Instagram estalló la moda de los selfies y aumentó esa costumbre de crear una pequeña novela de nuestra vida en las redes sociales.
Hasta hay empresas que te contratan o te hacen regalos si tienes un Klout alto. Y eso también, sobre todo lo último, provoca que tu vanidad aumente. Porque además, luego, vas a ir corriendo a tus redes sociales a contarlo.
Es la vanidad, un concepto intangible, pero muy presente en nuestras vidas, la que empuja a que seamos activos. Al fin y al cabo somos personas, con nuestro ego, algunas más grande que otras, al que tenemos que alimentar.