¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews

"Hay belleza en todas las etapas de la vida"

Se considera una ciudadana global. Hoy de regreso a su Buenos Aires natal, trae su arte para impactar en nuestra manera de ver la vejez.

Valeria Fioroni detrás de una de sus obras
Valeria Fioroni detrás de una de sus obras

Su sentido del humor logró atravesar culturas y su arte se forjó en escenarios lejanos al mate y las medialunas. En su casa siempre hay flores, disfruta del sol, los aromas y los colores. Valeria Fioroni se formó como artista en Costa Rica y colgó el título de psicología para interpelarnos con su manera de ver la vida.

¿En qué se plasma ser global en tu arte?

Viví en muchos lugares, muy distintos entre sí. De alguna manera fueron el puntapié para la forma en que mi arte fue alineándose. En mis obras trabajo principalmente la temática de la mujer y esto también es el resultado de un recorrido que en mi caso se inició con la fotografía amateur. La cámara me permitía conectar y admirar todo lo nuevo que iba viendo en mis nuevos caminos. En mi último destino, donde pasé una década y encontré un maestro de arte maravilloso, comencé a especializarme y también a permitirme jugar con el lienzo y el acrílico. Ahí nació mi serie "Revolución de la Esperanza" que es un conjunto de obras de "viejas lindas" a las cuales yo había fotografiado previamente.

La mujer y la vejez atraviesan tu obra, ¿cuál es el mensaje que subyace en toda tu producción artística?

La mujer es mi esencia, mi manera de pensar y hacer, es también mi cuerpo y me atraviesa en todos los sentidos posibles. Alfredo Jaar, un artista chileno dijo que "todo arte es político" y si bien la temática de su obra es claramente de tinte político, él sostiene que es imposible crear una obra que no contenga una concepción del mundo, que no reaccione al contexto o realidad que nos toca vivir porque sino se trata de algo meramente decorativo. La serie de “mis chicas” -como les digo yo a las bañistas- es un homenaje a la mujer en la vejez en donde con cierto sentido de humor e ironía rechazo los estándares de belleza que nos imponen a las mujeres, en general, y en particular a las viejas.Esta es mi manera, humilde y silenciosa aunque visual, de sostener la lucha de las mujeres, y por las mujeres.

¿Qué te provoca la vejez? ¿Cómo vivís el paso del tiempo?

La vejez me da ternura, intriga y admiración. Disfruto estar con personas mayores y vivo el paso del tiempo como algo similar a lo que pasa en la adolescencia en términos de duelos. Se duela el cuerpo que indefectiblemente va cambiando. En ese sentido, a mí me pasa algo del orden de la “ajenidad”, del no reconocimiento de la imagen que veo en el espejo. Me causa mucha gracia hacerme preguntas del estilo: ¿esto no estaba así hasta hace poco ?, ¿y estas canas?

En términos menos superficiales creo que hay algunas mejoras al envejecer tales como experimentar cierta seguridad, ser más selectivo y quizá también ceder menos porque nos empezamos a cuidar más. El paso del tiempo es simplemente algo más de la vida que me gusta mucho.

¿Qué crees que le pasa a la sociedad en general con la vejez?

Simone de Beauvoir, decía que toda la existencia humana es definida por su situación y que la corporalidad de la mujer y los significados sociales que se le atribuyen, condicionan su existencia. Si bien comienzan a vislumbrarse ciertos cuestionamientos, aún prevalece lo que se denomina “edadismo” que es, en cuentas resumidas, la discriminación por la edad.

En nuestra sociedad occidental actual está tan incorporado el "ser joven" como ideal, donde la belleza está únicamente asociada al cuerpo de la juventud y la idea de no serlo se intenta borrar, disimular y tapar. La vejez se torna una etapa de decadencia, rechazo y casi hasta de vergüenza. Yo estoy convencida que hay belleza en todas las etapas de la vida y desde mi lugar de arte reivindico el “ser” de la vejez como un momento de la vida al cual además de agradecer por poder llegar, hay que poder aprender a disfrutar desde un lugar más pleno y consciente.

¿Qué nos falta culturalmente para amigarnos con la última etapa de la vida?

Un poco de tiempo, mayor toma de conciencia y más educación. En la época que estudié en la UBA, en el programa estaban como materias obligatorias: Psicología evolutiva niñez, Psicología evolutiva adolescencia y Adultos… pero Tercera edad y vejez era optativa. Por suerte eso ya cambió hace unos años.

Tenemos que cambiar la manera de ver la vejez y empezar con un agradecimiento: bienvenidos sean los años que podemos seguir cumpliendo y viviendo.

c