Governador Celso Ramos y Ferrugem. Dos joyas ocultas del sur de Brasil

Governador Celso Ramos y Ferrugem son parte de ese beneficio de ir a Brasil. Uno tiene tantas playas como días se quede de vacaciones, es posible ir todos los días a una playa diferente, cada una con un encanto particular

Hoy les quiero contar de playas que no quedan en el circuito turístico habitual pero que realmente valen la pena ser conocidas y por que no, usar de base para recorrer el sur, dado que generalmente se encuentran alojamientos mucho más económicos que en los destinos mas populares.

Governador Celso Ramos

Voy a empezar por Governador Celso Ramos, A esta localidad se accede desde la ruta BR-101, ya en el lugar recomiendo ir a la playa de Palmas de Celso Ramos. Esta tiene, sin dudarlo, el agua más transparente y cálida de la zona sur. Celso Ramos es una playa grande, poco popular lo que asegura mucha paz, rodeado de montañas, casas bajas, arena fina y blanca, y además al ser una playa amplia tenes zonas con olas y zonas muy tranquilas. Realmente es un destino para vacacionar en si o por lo menos permanecer unos días.

Ferrugem y Praia do Rosa

La otra perla del sur, vecina de las mas conocidas Ferrugem y de Praia do Rosa, es Guarda do Embaú todavía es un lugar reservado para pocos. Es una villa de pescadores ubicada a 50 kilómetros de Florianópolis.  hay que tomar la Br101 y en la salida "Praia da Pinheira / Guarda de Embau" salir, luego de unos pocos km está el desvío a Guarda.

Ya en la playa un rio separa a las posadas del mar, por lo que para llegar a la playa hay que cruzarlo en botes a remo o nadando. El secreto y lo que hace único a esta playa es ese río, el Río da Madre, que al separar la playa de la villa, hace que toda la costa esté libre de la mano del hombre haciendo que uno se sienta en una playa desierta.

Pinheira es más familiar, tranquila y sin tanta movida nocturna, mientras que Guarda de Embau, reúne a toda la juventud, sufistas y actividad para los mas jóvenes. Los días soleados recomiendo tomarse unas cervezas en el Bar do Evori ubicado en la Prainha de Guarda. A este bar rústico y confortable se llega a través de una senda desde la aldea.