¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews
Lo último

Gorosito, el que más vale

Néstor Gorosito confirmó que va a seguir dirigiendo Tigre cuando finalice la Copa de la Super Liga Argentina. A pesar de las ofertas para dirigir otros clubes, explicó que va a seguir en el conjunto de Victoria porque había dado su palabra. En una época donde los jugadores y los entrenadores se van por dinero o propuestas deportivas, el caso del Matador conmueve en el fútbol Argentino.

Gorosito agarró un Tigre prácticamente descendido. Desde que lo agarró, los de Victoria se volvieron imbatibles ganando casi todos los encuentros que disputaron. El objetivo de la permanencia no lo pudieron conseguir, pero se llevaron el aplauso y agradecimiento de su público.

Ahora, en la Copa de la Superliga están a 90 minutos de llegar a la final. El partido de ida ante Atlético Tucumán lo ganaron por 5-0. Todo parece indicar que jugarán la final ante el ganador de Boca-Argentinos Juniors. En caso de ganar el campeonato Tigre disputará la B Nacional y jugará la Copa Libertadores (finalmente la Conmebol se ractificó y el Matador podrá ser parte del campeonato continental).

Para la continuidad de Gorosito fue fundamental que el grupo de jugadores se mantenga. Así como lo expresó en la conferencia de prensa donde anunció que continuaba, casi todos los jugadores tienen arreglada su continuidad.

Pipo Gorosito y Walter Montillo son las dos figuras sobresalientes de este Tigre que eliminó a Racing, el último campeón del fútbol argentino. Los dos fueron tentados para volver a San Lorenzo. Sin embargo, por una cuestión de respeto con los dirigentes y el público de Victoria -porque habían dado su palabra de que continuarían- finalmente renovaron.

En una época donde  Matías Suárez dejó Belgrano para irse a River;  Julio Buffarini, Marcos Diaz, Gustavo Alfaro y Mauro Zárate traicionaron los clubes donde fueron ídolos para llegar a Boca; el gesto de Gorosito con Tigre al igual que el de Walter Montillo es para aplaudir de pie.

Estos gestos son los que le devuelven al fútbol argentino la identidad. Donde la palabra es lo que vale, junto al sentido de pertenencia y el respeto hacia los hinchas es más importante que ir a clubes grandes por ambiciones personales y resultados económicos.