​Se necesita gente soñadora.
Se necesita gente arriesgada.
Se necesita gente flexible a las oleadas de la vida.
Se necesita todo, menos suponer, pensar o predecir como llega el amor a nuestras vidas.
Sugerencia: dejate llevar, disfruta del mientras tanto, porque todo llega como tiene que llegar, sin predicciones, ni conjeturas.