Sin duda, un poco más de un tercio de la población mundial, se ve afectado por la disminución de las precitaciones y el ascenso de temperatura dentro del "período canicular" atribuidos al cambio climático, siendo más intenso en el área comprendida entre, Colombia, Perú y Brasil.

El equipo de investigación compuesto por 70 científicos internacionales, reunieron información de 43 países entre los años 1991 y 2018, concluyen en que el 40% de los decesos relacionados con las altas temperaturas se le atribuye al cambio climático, representando 100.000 muertos cada año.

Podemos medir los efectos negativos sobre la salud, además de los efectos medioambientales y ecológicos ya conocidos ”, expresó Antonio Gasparrini, profesor de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

El 2021 se considera un año muy importante para poner en acción un plan comprometido contra el cambio climático sumados a decisiones determinantes contra el fenómeno, antes que tengamos estadísticas más elevadas y sea demasiado tarde.