¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews

Día Mundial de los Cereales.

Fuente de alimento más importante.

Día Mundial de los Cereales.

Estos alimentos están en la base de la pirámide nutricional y son esenciales para el desarrollo y la buena salud.
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) considera que los cereales son la fuente de alimentos más importante del mundo, ya que forman parte de la pirámide nutricional.

Esto se debe a que son una fuente directa de insumos que impulsa la producción agropecuaria en todo el mundo, tanto para satisfacer las necesidades alimentarias de los humanos como para la alimentación del ganado.

Cada 7 de marzo se celebra el Día Mundial de los Cereales, con el fin de destacar su relevancia tanto en el consumo humano como en la producción industrial de diversos productos.

Qué es un cereal?

Los cereales contienen hidratos de carbono, proteínas, minerales, vitaminas B, E y enzimas. Se distinguen porque la semilla y el fruto son idénticos.

Esos están compuestos por la cascarilla, que está hecha de fibras de celulosa con vitamina B1, el germen, que tiene grasas insaturadas, y la almendra interna, que tiene almidón.

Por qué los cereales son un grupo crucial en nuestra dieta?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el nutriente principal de los cereales, los hidratos de carbono, debe representar el cincuenta y cinco por ciento del aporte energético de una alimentación equilibrada, así como el treinta por ciento de las grasas y el membrillo por ciento de las proteínas.

Los cereales son todos los granos de las plantas de la familia de las pomáceas que tienen un alto contenido de vitaminas, minerales e hidratos de carbono. Los expertos aconsejan elegir cereales reducidos en azúcar, con vitaminas y minerales, sin colorantes ni saborizantes artificiales.

Por qué los cereales son buenos para el desayuno?

Los granos disponibles en el mercado incluyen trigo, arroz, avena, cebada, centeno, espelta, mijo, sorgo y maíz. Además, una amplia gama de presentaciones, incluidos cereales para el desayuno en barritas, muesli, gachas, dados, rellenos, etc., así como granos enteros o refinados y sus harinas o sémolas.

“En relación a los cereales para el desayuno, dependiendo del tipo que consumamos y, sobre todo, de la forma en que lo hagamos, este alimento puede pasar de ser una comida saludable a convertirse en una bomba calórica cargada de azúcares, grasas y sal”, explicó Laura García Iruretagoyena, miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética.

“Un alto porcentaje de las calorías diarias que ingerimos deben proceder de los hidratos de carbono (complejos). Si elegimos unos cereales saludables, con un alto porcentaje de fibra, pueden ser una forma adecuada de comenzar la jornada”, completó García.

Como norma general – apunta la experta – los cereales son una opción saludable si se siguen unas sencillas recomendaciones a la hora de su elección. Entre ellas, “acompañarlos acompañan de otras opciones también saludables, como fruta fresca o semillas, para aumentar la calidad nutricional del desayuno”.

Cuáles son los cereales más saludables para desayunar?

La variedad de cereales para el desayuno es interminable. En síntesis, podemos encontrar los siguientes tipos, que se presentan en una amplia gama de formatos y composiciones:

Los cereales integrales están hechos con diferentes cantidades de grano entero del cereal o sus harinas. El contenido de fibra de estos cereales es mayor que el de los cereales refinados, y también tienen una mayor cantidad de vitaminas, minerales y fitoquímicos.

Los cereales en copos pueden ser hechos de harinas integrales, granos o harinas refinadas. Los refinados suelen contener altas cantidades de ingredientes nocivos como la sal, el azúcar o ciertos aceites saturados, generalmente de origen vegetal.

Los cereales inflados son aquellos que se elaboran con harina refinada o proporciones diversas de harina integral y se les inyecta aire en su estructura para producir un producto con una densidad menor y cualidades sensoriales distintivas. Se pueden encontrar en composiciones más o menos saludables según la cantidad de grasas, azucares y sal añadidas.

Muesli: es una combinación de cereales en grano o parcialmente procesados ​​con diferentes tipos de frutos secos y/o frutas desecadas. Aunque pueden parecer una combinación saludable en un principio, a menudo incluyen azúcares añadidos (miel, sirope de agave) y alimentos que contienen grasas saturadas (coco). Es importante buscar opciones sin azúcar añadido.

Barritas de cereales: aunque no son cereales de desayuno en sí mismos, ya que se consideran más como snacks, se han vuelto muy populares debido a su facilidad de consumo y transporte. Es muy común que incluya ingredientes como azúcar, siropes, miel o chocolate en su composición.

Gachas: también conocidas como gachas, son cereales en copos cocidos hechos de avena. Los ingredientes que se agregarán determinarán si son un desayuno saludable.

Cereales integrales.

Desde un punto de vista nutricional los más interesantes son los cereales integrales o los de copos de grano entero no procesados, sin azúcar añadido.

“El consumo de alimentos integrales dentro de una dieta saludable, nos garantiza un mayor aporte de fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales. Esta composición nos ayudará a estar saciados durante un mayor tiempo. También pueden contribuir a reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles, como la diabetes tipo II, las cardiovasculares y algunos tipos de cáncer”, indicó García.

Mientras los cereales refinados contienen principalmente carbohidratos digeribles, los integrales aportan una mayor proporción de carbohidratos no digeribles o fibra dietética. “La fibra dietética mejora la motilidad y el tránsito intestinal y es, además, un buen sustrato para la microbiota intestinal”, añade la experta, que actualmente ejerce de especialista en farmacovigilancia en Alemania.

Y precisó: “Si optamos por cereales no integrales conviene completar con fruta, frutos secos, semillas, lácteos naturales, etc. para reducir la carga glucémica del desayuno. Los alimentos con un bajo índice glucémico, como la mayoría de las frutas (arándanos, frambuesas, manzana, granada, nectarinas, ciruelas, etc.) hacen que aumenten más lentamente los niveles de glucosa en sangre. Si mezclamos un alimento con un mayor índice glucémico (cereales refinados) con otro de menor índice glucémico (muchas frutas naturales, preferiblemente con piel), podemos ayudar a ralentizar esa absorción de la glucosa”.

Los copos de cereales integrales en comparación con los de caja: cuidado con algunos "crujientes".

Lo habitual es encontrar cereales refinados con altos niveles de azúcar, sal o grasas saturadas y un aporte casi nulo de fibra bajo el reclamo de "fuente de vitaminas, minerales y carbohidratos". Paradójicamente, se suelen fortalecer artificialmente con una variedad de minerales y vitaminas. Por eso es crucial leer las etiquetas de información nutricional y no dejarse llevar por los anuncios o los precios.

“Esos cereales crujientes, que siguen crujientes después de mojarse en leche, se consiguen añadiendo una capa de azúcares o edulcorantes, o incluso una capa de aceite”, explicó la experta.

La frase ‘sin azúcares añadidos’ o ‘ecológico’ en el etiquetado frontal puede llevar a equívocos. “El primero puede esconder edulcorantes añadidos y no le exime de ser alto en grasas y/o sal. Que el producto sea ecológico conlleva beneficios para los sistemas alimentarios, pero hay que tener en cuenta otros aspectos nutricionales antes de calificarlo como más saludable, por ejemplo, chequeando su contenido en grasas, azúcares, sal y fibra”, detalló.

Compresión de las etiquetas nutricionales.

La composición nutricional de los cereales para el desayuno varía mucho entre ellos. Para elegir el cereal de desayuno más saludable posible, es crucial prestar al etiquetado del producto y a la información nutricional que contiene .
Para lograrlo, es necesario verificar que se cumplan estas condiciones en la etiqueta:

Que solo haya copos de cereales.

No contiene grasas trans ni grasas saturadas

Bajo nivel de sal

No contiene azúcares añadidos

Sin sustancias edulcorantes

Un desayuno saludable con cereales sin que engorde.

Los cereales de desayuno saludables contienen fibra, minerales (como fósforo, magnesio y hierro) y vitaminas (como vitaminas E y del grupo B). Además, a diferencia de la gran mayoría de los cereales
refinados y azucarados, nos brindan la energía saludable y los nutrientes necesarios para comenzar el día.

La cantidad de cereales que se deben consumir dependerá del tipo de cereales que se elija, de con qué se consuman y del gasto calórico que tengamos. “Si ingerimos más calorías de las que quemamos de forma habitual, es muy probable que terminemos por ganar peso, desayunemos los cereales que desayunemos. En cualquier caso, los integrales aportan mayor fibra alimentaria, un factor determinante de saciedad”, agregó la especialista.

Se puede añadir unos frutos secos sin sal y sin azúcares, fruta fresca o deshidratada, unas semillas o, incluso, un yogur natural o leche o bebida vegetal. “Lo ideal es elegir algo que se adapte a la rutina, los gustos, la actividad diaria y las necesidades de cada persona”, concluye.

Qué tan beneficiosas son las barras de cereal para la salud?

Según un estudio realizado por la organización británica de consumidores Which en Inglaterra, algunas barras de cereal no merecen la reputación que han ganado como alimentos saludables.

El “mito” podría caer debido a los altos niveles de azúcar y grasas saturadas que contienen varias de ellas. Los investigadores estudiaron 30 barras y galletas diferentes de las marcas más vendidas y encontraron que todas menos una, tienen altos niveles de azúcar. Más de la mitad de ellas pasaron del 30% de azúcar.

Hace años, las barras de cereales se destacaban en la sección de alimentos saludables de cualquier supermercado. La revista contestó: "A pesar de que muchas contienen tanta azúcar como una barra de chocolate". Más del 70% de las personas creen que las barras de granola son saludables, según una encuesta de 2016 de The New York Times, mientras que menos de un tercio de los nutricionistas estaban de acuerdo. Sin embargo, existen opciones de ventajosas, pero para encontrarlas es necesario leer atentamente los ingredientes.

Andy Bellatti, nutricionista y directora estratégica de la fundación Dietitians for Professional Integrity (Nutricionistas por la Integridad Profesional), recomienda que las dulzuras se basen en alimentos, como dátiles o coco, en lugar de azúcares.

“De ese modo —explicó— se obtiene nutrición con fibra y sin azúcar agregada”. Para un tentempié, no obstante, recomendó un puñado de almendras o una manzana.

También puedes leer:

Cereales
Cereales son las plantas gramíneas y a sus frutos maduros, enteros, sanos y secos y contienen entre un 65-75% de su peso total como carbohidratos
7 de marzo: día mundial de los cereales, un acercamiento a la realidad iberoamericana de estos
Cada 7 de marzo, se celebra el día internacional de los cereales. En esta ocasión, compartimos el artículo “Los cereales integrales en Cuba”, de la autoría de Daysbel Toledo Díaz, del Instituto de Investigaciones de Granos que ya publicamos en nuestra revista hace algún tiempo. ¿Qué son los cereales integrales? Los cereales (de Ceres, diosa romana de la agricultura) son plantas de la familia de las gramíneas, cuyos miembros producen semillas comestibles y nutritivas, los granos. Pero también se utiliza la palabra cereal para designar las semillas mismas y los productos elaborados con ellas. Son muy sembradas a nivel mundial porque sus granos son una fuente de alimento y nutrientes bastante importante para los seres humanos. Estos granos están presentes en su forma entera o molidos en una harina mientras retienen todas las partes de la semilla (salvado, germen y endospermo). Ademásconstituyen una fuente de alimento y nutrientes bastante importante para los seres humanos, entre los principales cereales se pueden mencionar: Arroz Avena, Cebada, Centeno, Maíz, Mijo, Sorgo, Trigo entre otros muchos. Composición química de los cereales La composición nutricional de un cereal por lo general cuenta con los siguientes elementos, proteínas de diferentes tipos, almidón, celulosa y el gluten, es importante señalar, que los elementos anteriormente descritos son de gran importancia para la alimentación de los seres humanos, no solo por el consumo de sus granos, sino por la cantidad de derivados que de ellos se pueden obtener. Las fracciones del salvado y el germen a partir de la molienda tradicional aportan la mayoría de los sustratos biológicamente activos encontrados en los cereales, incluyendo altas concentraciones de vitaminas B y nutrimentos inorgánicos, niveles elevados de aminoácidos indispensables y niveles elevados de tocoferoles en los lípidos. Hábitos de alimentación de Iberoamérica. En los últimos tiempos las urbes de las grandes ciudades crecen, con ello el cambio de los hábitos de alimentación tradicional a hábitos de alimentación más occidentalizados. La tendencia de un consumo elevado de pan blanco, bebidas azucaradas y postres es de preocupación para los nutriólogos de salud pública en la América Latina. Debido a los problemas de obesidad y enfermedades asociadas. Los cereales, base de la dieta iberoamericana Para los países de la región iberoamericana el consumo de cereales es de importancia para la dieta de los habitantes de esta región del mundo. Ingredientes como arroz, maíz o trigo son parte de la alimentación fundamental de la mayoría de los países que conforman la región. Además, los granos especialmente los integrales, son una parte esencial de una dieta saludable. Todos los cereales son buenas fuentes de carbohidratos complejos y algunas vitaminas y minerales esenciales. Sin embargo, los cereales integrales se han asociado a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer (especialmente colorrectal), mejor salud digestiva (menor riesgo de diverticulosis), menor riesgo de muerte debido a enfermedades inflamatorias, ayudan a controlar el peso, entre otros beneficios. Debido a las propiedades saludables de los cereales integrales, importantes organismos e instituciones están promoviendo su consumo. Producción de trigo, arroz, maíz entre otros. La producción mundial actual de trigo se estima en más de 740 millones de toneladas, en la región países como Brasil, Argentina y México son tres de los países que más trigo producen. Se estiman más de 400 millones de toneladas en la producción mundial de arroz, la mayoría de esta producción se realizan en países de América latina y el Caribe. En el caso del maíz el gigante americano EE.UU, estima una producción de más de un millón de toneladas, también incrementan sus producciones en la región países como Brasil, Argentina, México entre otros. Además de estos importantes cereales se producen en la región otros, pero son de menor consumo por la población, como la cebada, el mijo, el sorgo, la quínoa entre otros. De estos cereales la Quinoa cada vez más está presente en la mesa de los habitantes de los países como Bolivia, Perú, Ecuador, por su magnífica composición nutricional y su amplia diversidad culinaria. Principales cereales que se cultivan en Cuba. Entre los principales cerales que se cultivan en Cuba se encuentran: el arroz, el maíz y el sorgo. En el caso del trigo se han realizado varios estudios de adapatabilidad a nuestras condiciones y en la actualidad se validan por varias instituciones del Ministerio de la Agricultura y se continúa el trabajopara la introducción de este cultivo por las ventajas que reporta en nuestras condiciones climáticas. Se ha desarrollado en el país un programa de mejoramiento de granos lidereado por el Instituto de Investigaciones de Granos del Ministerio de la Agirultura de Cuba, en el que se han liberadonuevas variedades adaptadas a las condiciones tropicales de este país. En Cuba el arroz constituye el cereal más importante en la dieta del cubano, con un elevado consumo per cápita anual alrededor de 60 kg. En el arroz se estableció una política varietal con el objetivo de contar con una correcta composicion de variedades, actualmente en la producción se encuentran 12 variedades comerciales obtenidas a partir de un programa Nacional de Mejoramiento Genético y en los últimos años el promedio del rendimiento ha sido de 4.1t/ha. En el caso del maíz, un cultivo que no era reconocido o considerado de importancia económica, diversos factores han motivado que este cultivo juegue un papel preponderante. A través del trabajo realizado por el Instituto de Granos se ha incorporado a la producción nacional 6 nuevas variedades superando la media nacional con rendimientos promedio de 3.5 t/ha, varios productores ya alcanzan más de las 4-5t/ha., y se han reportado hasta 6 ton/ha. Estos materiales se han validado por todo el país. El otro ceral con que se trabajan en Cuba es el Sorgo, cereal que adquiere cada vez mayor relevancia, por sus potencialidades agronómicas, nutricionales y capacidad de adaptación a diversas condiciones de suelo y clima. En Cuba el sorgo se ha consumido como alimento humano y animal durante muchos años. Se plantea que no existe tradición en la siembra de este cereal; no obstante, constituye una alternativa viable y factible. Dada la necesidad de reducir importaciones, debido a los altos precios de los granos a nivel internacional, y en buena medida influido por las dificultades económicas actuales, se recomienda producirlo para después utilizarlo en la elaboración de productos para la alimentación humana y animal; además, la intensa sequía en estos últimos años es uno de los factores que han provocado mayores daños en muchos cultivos, y este ha resultado más tolerante a dichas condiciones que otros cereales, este cultivo ofrece perspectivas favorables en relación con otros granos debido a que tiene menos requerimientos agrotécnicos, en general, y presenta una mayor plasticidad respecto a la época de siembra y el tipo de suelo. La biofortificación de los cereales. Las deficiencias de micronutrientes, en general, afectan a más de la tercera parte de la población mundial, traen serias consecuencias sobre el aprendizaje del niño, la capacidad de trabajo del adulto, y pueden provocar enfermedades, y hasta la muerte. En los últimos años, mediante técnicas agrícolas convencionales u obtenidas mediante métodos de ingeniería genética, se han logrado cultivos con una mayor calidad nutricional. La biofortificación es el proceso mediante el cual se obtienen alimentos vegetales que resultan enriquecidos en micronutrientes biodisponibles. La experiencia mundial en el tema de la biofortificación se ha centrado fundamentalmente en el hierro, el cinc, y los β-carotenos; y los cultivos de cereales básicos como el arroz, el maíz, el trigo entre otros cultivos. La biofortificación del arroz como alimento básico: aspectos tecnológicos y nutricionales. Las evidencias científicas disponibles aseguran que es técnicamente factible la bio fortificación del arroz con hierro y cinc sin que se comprometa la productividad agronómica. Se ha demostrado el potencial de explotar estas variaciones genéticas en las concentraciones de hierro y cinc en los granos sin que se observen efectos negativos en los rendimientos agrícolas. Los datos reunidos en diferentes estudios han demostrado que las altas concentraciones de hierro y cinc pueden expresarse en cualquier ambiente. Se ha reportado que el arroz sin pulir puede variar en el contenido de hierro entre 7 – 24 miligramos del mineral por cada kilogramo de base seca, y entre 16 – 58 miligramos de cinc/kg.8. La biofortificación del arroz en Cuba como una estrategia sostenible. El arroz forma parte importante de la cultura alimentaria del cubano. Todo el arroz que se consume en el país es en forma de arroz pulido, combinado con otros elementos de la dieta. El arroz que la población cubana consume proviene tanto de la importación como de la producción nacional. En la actualidad el arroz de producción nacional representa el 35% de todo el arroz que se consume. Cuba es uno de los países de mayor consumo de arroz de la región latinoamericana. Alrededor del 20% de la energía alimentaria aportada con la dieta diaria del cubano. La biofortificación significa un enfoque más sustentable para hacer los alimentos más nutritivos, en lugar de suministrarle a las personas suplementos farmacéuticos para que eleven la ingestión de micronutrientes en su dieta.En Cuba existen posibilidades de obtener variedades de arroz biofortificado con hierro y cinc de la mejor calidad nutricional y con adecuadas características agronómicas. El Instituto de Investigaciones de Granos desarrolla un programa de mejoramiento genético del cereal que ha resultado en una infraestructura disponible para el desarrollo de actividades de biofortificación con hierro y cinc del arroz.
Los 12 cereales que debes incluir en tu dieta (con y sin gluten)
Todos conocemos cereales como el trigo, el arroz o el maíz. Sin embargo, hay muchos otros que es menos habitual que formen parte de la dieta, como el bulgur, el teff o el amaranto. Te descubrimos sus propiedades.
Toda la verdad acerca de los cereales integrales
Learn more about services at Mayo Clinic.

Fuente:

Encuentro, Infobae, Dietas Gym y Salud.