¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews
Ultimos

Planes sociales: ¿Cómo son los beneficiados en Argentina y Alemania?

La globalización es un fenómeno que sucede en todas partes del mundo. Hoy en día nos enteramos al instante de lo que pasando en la otra punta del globo, y con esta información se desarrolla un modelo a seguir a nivel mundial. Las tendencias y el "deber ser" avanzaron a niveles nunca antes vistos, y las imitaciones se dan en todos los rincones del mapa.

Imitamos las actitudes, los celulares, los cortes de pelo; queremos ser como son los de otras partes del mundo. Antes era imposible saber cómo se vestían en Tailandia, pero si hoy en día tenemos ganas de vestirnos como tailandeses podemos averiguar cómo se visten, conseguir esa ropa.

Resulta que en Argentina y Alemania hay una globalización de la cultura de los planes sociales. Esto no quiere decir que los que cuentan con estos beneficios en Argentina tengan el nivel de vida que los que reciben la ayuda en Alemana, ni que los países sean parecidos entre sí. Sino que hay una similitud entre Alemanes y Argentinos que viven de los planes sociales.

Los planes sociales en Alemania


En el año 2002, el gobierno alemán acordó la creación de un plan social conocido como Hartz IV. Gracias a esto, el gobierno alemán le otorga 450 euros a los ciudadanos en edad laboral pero que deciden no hacerlo. Es decir que los alemanes que tienen más de 15 años y menos de 65 (edad jubilatoria) pueden percibir este plan.

Peter Hartz fue el creador de esta ayuda social. Su idea era darle la posibilidad de tener una vida digna a cualquier ciudadano alemán. De esta manera todos podrían pagar la calefacción y la alimentación de su día a día. En 2016, más de un millón de alemanes estaban inscriptos en el plan social y cobraban su dinero cada mes.  

Lo curioso de este hecho no es que exista un Estado de bienestar, sino, cómo son apodadas las personas que reciben la ayuda del estado de parte de quiénes no la reciben. Los llaman "Hartzer". El apodo hace mención al nombre del plan.  Esto es un encasillamiento en la escala social. Y, con este encasillamiento, se destacan algunos nombres por sobre otros.

Jenniffer y Chantal para las mujeres, Brian y Kevin para los hombres. Al parecer los nombres de las personas que se ubican en lo más bajo de la escala social se repiten tanto en Alemania como en Argentina. Veamos algunos ejemplos de producciones audiovisuales alemanas que afirman este hecho.

Una youtuber que parodia Hartzers

Mandy es el personaje interpretado por una youtuber alemana. El nombre es uno de los más utilizados por los hartzers. Y ella, en el video, recibe un llamado de Chantal, una de sus amigas. Mandy, cuando termina el video, dice que tiene muchas ganas de juntarse con Kevin.

La película de los Hartzer

Placa de la película

En el año 2013 salió una película alemana que se llama Fack ju Göhte. El título ya demuestra la intención de parodiar a las clases menos educadas de Alemania: Fack ju es la desfiguración de Fuck you, insulto en inglés. Y Göhte es la desfiguración del nombre del poeta, novelista y dramaturgo Johann Wolfgang von Goethe.

El título del film es una burla para la sociedad alemana que no habla "como corresponde". A la mezcla de idiomas de los inmigrantes se les suma la adaptación que los Hartzers hacen de su propia lengua. Esto produce una desconfiguración del idioma, y lleva consigo una manera poco cordial para hablar. De ahí viene el chiste del título. Y, como no podía ser de otra manera, una de las protagonistas del film se llama Chantal.

En Argentina

Acá también hay personas que viven con la ayuda de planes sociales. No se les dice Hartzer, se les dice "planeros" o "choriplaneros". La historia local es más conocida. En Argentina, solamente con La Asignación Universal por Hijo, 3,9 millones de personas han sido beneficiadas en 2016.

La nota no busca decir qué está bien o mal en los planes sociales, ni juzgar cómo viven las personas que los  cobran. Sino en trazar un paralelo. Acá también tenemos a Kevin y Chantal. La estigmatización (¿estigmatización?) argentina los hace más conocidos como la Jennifer y el Brian. Pero siguen estando ahí. Presentes en la diferencia de clase.

La Jennifer y el Brian

El deseo de vivir en sociedad sin ser productivos existe desde siempre. En la antigua Grecia vivió Diógenes, un filósofo que pasó a la historia por querer vivir como un perro; no tenía dinero y se alimentaba de las sobras que le daban en la ciudad (De ahí salio "Diógenes y el Linyera, la historieta de Tabaré). Hoy en día encontramos similitudes entre Chantal, Kevin, Jennifer y Brian. De Alemania hasta Argentina.

Pasa en los mejores países... Pero no en las mejores familias.