Recuerda que puedes escuchar esta columna en Spotify en Inversor Global Podcast. QUIERO ESCUCHAR EL PODCAST

El conocimiento es el activo más valioso en estos tiempos.

Años atrás, las personas adineradas eran aquellas que poseían fábricas, tierras, minas de oro, pozos de petróleo o rascacielos. En la era de la información, esto es diferente. Los datos y el conocimiento pueden hacerte ganar mucho dinero. No necesitas recursos tangibles como tierra, oro o petróleo. Los jóvenes emprendedores que crearon Facebook y YouTube lo han demostrado. Con solo unos pocos dólares, algo de información y aprovechando la tecnología, estos jóvenes de veinte años se convirtieron en multimillonarios.

Del mismo modo, la información errónea es un problema que puede llevarte a tener problemas financieros. Una de las razones por las que muchas personas tienen dificultades en este sentido es, simplemente, porque actúan a partir de información obsoleta, sesgada, engañosa o errónea que afecta negativamente su activo más poderoso: su mente.

La vieja economía está muriendo, esa en la que la mayoría de las personas creen que el camino al éxito consiste únicamente en ir a la escuela, conseguir un empleo, ahorrar dinero y depositarlo en un fondo de retiro.

El sueño que nunca morirá es el de alcanzar independencia y libertad económica. Y, si una persona invierte en su educación financiera, podrá alcanzar este sueño. Cuando era un niño, jugando Monopoly® con mi padre rico, entendí que quería convertirme en un inversor exitoso generando cash flow. En ese momento, con la dinámica del juego, entendí que cuatro casas verdes se convertían en un hotel, con lo que aumentaban mis ingresos pasivos y mi patrimonio por ser dueño de esas propiedades.

En la vida real, tener un flujo de ingresos similar me permitiría lograr mis metas financieras con el paso del tiempo. Es por eso por lo que la educación financiera es tan importante.

Hoy quiero compartirte cuatro conceptos clave que te ayudarán a fortalecer tus conocimientos sobre inversiones y finanzas. Te serán de gran ayuda.

1. Estado financiero

Comprender de qué se trata el estado financiero es el núcleo de la educación financiera. Por ese motivo, mi padre rico solía decir que, cuando acudes al banco, este nunca va a pedirte tus calificaciones de la escuela o de la universidad como requisito para tu solicitud. Al banco le interesa tu estado financiero.

Aprender los aspectos básicos sobre las finanzas a una edad temprana me dio una dirección clara en la vida.

Las personas que no pueden leer los estados financieros son analfabetas financieramente. Hay muchas personas bien educadas que no saben leer estados financieros. Esta es la verdadera crisis que enfrentamos ahora.

Existen varios tipos de estados financieros. Un estado de resultados muestra una cuenta detallada de ingresos y egresos para un período de tiempo determinado. Un balance general incluye los activos y pasivos en un momento particular. Un estado de flujo de efectivo detalla la entrada y la salida de dinero. Las personas, propiedades y negocios tienen sus propios estados financieros.

Un estado financiero es también un estado de situación financiera. La condición financiera de una persona es buena si sus ingresos son superiores a sus egresos.

Si dejamos de lado los ingresos de un trabajo, tenemos que tu entrada de dinero estaría determinada por tus activos y la fuga de este, por tus pasivos. Por lo tanto, los activos se pueden definir como algo que pone dinero en tu bolsillo y los pasivos se pueden definir como algo que hace que este dinero salga.

El diferencial entre tus activos y tus pasivos es lo que se conoce como patrimonio neto.

2. Deuda

La mayoría de la gente ve la deuda como una palabra de cinco letras. Se nos ha condicionado para creer que toda deuda es mala. Nos han enseñado a temerle. Pero no toda deuda es nociva. También existe un tipo de deuda que puedes emplear a tu favor. Comprender esto y aprender a valerte de ese recurso es fundamental para lograr independencia financiera.

La deuda es dinero. Una de las razones por las cuales los ricos se hacen más ricos es porque usan la deuda para ganar más dinero. Desafortunadamente, sin educación financiera, la deuda empobrece a las personas.

Cuando las personas se me acercan, suelen preguntarme cómo es que la deuda enriquece más a los adinerados.

Usaré tarjetas de crédito como ejemplo para ilustrar esto.

Supongamos que recibes una nueva tarjeta de crédito. No hay dinero en esa tarjeta de crédito. Todo lo que tienes es crédito. Te vas de paseo y compras un nuevo par de zapatos que cuestan USD 100. Utilizas tu nueva tarjeta de crédito y, como por arte de magia, se han creado USD 100 de “dinero”. Al mismo tiempo, también se generan USD 100 de deuda. Esos USD 100 fluyen a la economía y la gente está feliz cuando realmente debe plata.

Ese es el tipo de deuda que debes evitar.

Si deseas obtener ingresos constantes para mejorar tu situación, debes invertir en tu educación financiera antes de practicar el empleo de la deuda como si fuese dinero. Aprender a usar la deuda para hacerte rico te da un poder increíble, un poder que muy pocos llegan a experimentar.

3. Activo

Los activos ponen dinero en tu bolsillo, ya sea que trabajes o no. Si dejaras de trabajar hoy —lo que significa que dejarías de percibir tu salario—, ¿de dónde fluiría el dinero a tu bolsillo? Los ricos se centran en los activos más que en los ingresos y utilizan la deuda para adquirir y hacer crecer esos activos.

Hay cuatro clases de activos básicos y son:

1. Negocios

2. Bienes raíces

3. Activos en papel (acciones y bonos)

4. Commodities (oro, plata)
La razón por la cual las personas se meten en problemas financieros o nunca salen adelante en la vida es porque tienen pasivos que se les ha hecho creer que son activos.

Una de las lecciones más importantes que aprendí de mi padre rico fue saber la diferencia entre un activo y un pasivo.

4. Cash flow

El cash flow es un flujo continuo de ingresos que recibes de una inversión. Puedes recibir este dinero en forma mensual, trimestral o anual, dependiendo de la inversión. La estrategia detrás del cash flow es comprar un activo y mantenerlo, mientras que la estrategia detrás de las ganancias de capital es comprar y vender (como pasa con las acciones que buscas vender a un precio superior al que pagaste por ellas).

Entonces, supongamos que compras una acción que te paga dividendos cada año. Ese dividendo es cash flow. Le estás prestando dinero a una nueva empresa. Cada mes, el negocio te paga intereses sobre tu préstamo. Ese interés es el cash flow.

Compré mi primera propiedad, un condominio de un dormitorio y un baño al otro lado de la calle de una hermosa playa en la isla de Maui. El mercado inmobiliario se había desplomado en ese momento. Los compradores estaban escondidos. La propiedad estaba en ejecución hipotecaria. Era la situación ideal para mí como inversor.

El precio del condominio era de USD 18.000 y requería un pago inicial de 10%. Saqué mi tarjeta de crédito, cargué el pago inicial de USD 1.800 y compré la propiedad con una deuda del 100%. Gané solo USD 25 al mes en cash flow positivo, pero fue un rendimiento infinito porque utilicé el 100% de la deuda para financiar la inversión y nada de mi propio dinero.

Lograr ser rico no es muy diferente a aprender otro idioma. Cuando tomé mi curso de bienes raíces de tres días hace años, sentía que estaba aprendiendo a hablar el idioma de esa industria: términos como tasa de capitalización, ingreso operativo neto y flujo de efectivo descontado. Hoy gano millones cada año “hablando” de bienes raíces.

Lo mejor del lenguaje del dinero es que las palabras son gratuitas.

¡Actúa con inteligencia!

Robert Kiyosaki

Para El Inversor Diario

Robert Kiyosaki

Autor del best-seller Padre Rico, Padre Pobre, y una quincena de otros libros, es uno de los mayores gurús de las finanzas personales del mundo. Gracias a una alianza con Agora Financial de Estados unidos, en Inversor Global nos enorgullecemos de presentar Las inversiones de mi Padre Rico, el único servicio donde Robert revela acciones puntuales para comprar y vender.