Imagen de portada por Frank Busch en Unsplash

Balance

En la hoja de balance se registran los activos, pasivos y el patrimonio neto de la empresa. Los activos son los bienes o fondos que la compañía tiene y que le deben. Un ejemplo de cuentas que lo componen son la caja (efectivo), cuentas a cobrar (deudas a cobrar) y bienes de uso (autos u oficinas de las cuales la empresa es dueña). Por otro lado están los pasivos, que son las deudas que la empresa tiene, como las cuentas a pagar, impuestos a pagar o gastos pendientes.  Por último está el patrimonio neto, que surge de restar el activo menos el pasivo e indica el capital que tiene la compañía.

Así, si por ejemplo una empresa tiene efectivo por $ 50.000, cuentas a cobrar por $ 25.000 y bienes de uso valuados en $ 125.000, su activo será de $ 200.000. Si además tiene cuentas a pagar por $ 30.000, impuestos a pagar por $ 10.000 y gastos pendientes por $ 15.000, su pasivo será de $ 55.000. En consecuencia, su patrimonio neto surgirá de hacer $200.000 - $ 55.000, es decir $ 145.000.

Estado de resultados

Otro componente del estado financiero de la empresa es el estado de resultados, donde se registra el desempeño financiero de la compañía, básicamente los ingresos y costos. Para armarlo, se comienza por los ingresos totales que haya habido y se le restan los costos, gastos e impuestos. El resultado final es la ganancia neta, con la cual puede calcularse el margen de ganancia.

Por ejemplo, supongamos el caso de una empresa que facturó el último año $ 1 millón, tuvo costos y gastos por $ 500.000, canceló intereses por préstamos por $ 100.000 y pagó un Impuesto a las Ganancias del 30%.

Se comienza entonces restando los costos y gastos a los ingresos, lo que daría $ 500.000. Luego se restan los intereses pagados por $ 100.000 ($ 400.000). Finalmente debemos calcular cuanto paga de impuestos: primero se calcula el 30% de $ 400.000 ($120.000), por lo que la ganancia neta seria de $ 280.000 ($400.000 - $120.000). Si esto se divide por los ingresos de $ 1 millón, se obtiene un margen de ganancia neta del 28%.

Flujo de fondos
foto por Markus Spiske / Unsplash

Flujo de fondos

El tercer componente del estado financiero es el flujo de fondos, donde donde se analizan los movimientos que tuvo el efectivo de la compañía en un determinado período. Este flujo de efectivo puede ser dividido a su vez en tres tipos de flujos: operativo (entrada y salida de efectivo por la operación diaria del negocio), de inversiones (la entrada y salida de efectivo por compra o venta de activos de inversión, como inmuebles o equipamiento), y de financiación (si la empresa tomó o pagó deuda).

¿Cómo sería entonces un balance ideal?

Si bien esto es difícil, hay pautas que a nivel general muestran si el estado financiero de una empresa es bueno o malo. En la hoja de balance siempre es mejor que el activo sea mucho más grande que el pasivo y, en el estado de resultados, cuanto mayor sea el margen de ganancia mejor rendimiento estará teniendo la empresa.

Respecto al flujo de fondos, es deseable que el flujo operativo sea positivo (que ingresen más fondos de los que salen por el negocio), y el de inversión sea negativo (porque la empresa estaría invirtiendo en bienes, mientras que si fuera positivo se estarían vendiendo activos). Respecto al flujo de financiación, si es positivo la empresa estaría tomando deuda y si es negativo la estaría pagando.

Como conclusión, para ver cuán sólida es la empresa en activos y deudas, lo que debe mirarse es la hoja de balance. Si en cambio se busca saber cuán rentable es el negocio, hay que ver el estado de resultados. Y si se quiere conocer la capacidad de generar efectivo de la empresa, habrá que prestar atención al flujo de fondos.