¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews
Ultimos

¿Centurión un crack o un atorrante?

¿Cómo se debe juzgar al jugador de fútbol? ¿Por lo que hace adentro de la cancha o por lo que hace afuera? Si un jugador no rinde lo liquidan, pero nadie lo aplaude por tener una vida tranquila y ordenada. Si la rompe lo aplauden y se convierte en ídolo, pero si tiene una vida de fiesta lo matan por lo que hace afuera de la cancha.

Ricardo Centurión es polémica otra vez. Hoy, lunes 19 de febrero, cruzó dos semáforos en rojo a las 8 de la mañana cuando volvía a su casa en el día libre que tenían los jugadores de Racing luego de golear 5-0 a Patronato. La policía frenó el auto y le quisieron hacer un control de alcoholemia. El jugador se negó. Además, pidió hablar con el encargado del operativo y lo quiso coimear. El oficial policía no aceptó, y el video se viralizó por Internet.

Cuando Ricky surgió de las inferiores de Racing algún periodista se animó a compararlo futbolísticamente con René Houseman, campeón del mundo con la selección Argentina en 1978. Este periodista encontraba semejanzas en la manera en que ambos jugadores gambetean, “medio achuecados” decía, jugando por la banda y encarador.

Lo curioso es que tan bien le salió la comparación, que Ricky lo imita afuera de la cancha. Son conocidas las historias de Houseman por haber jugado al fútbol ebrio. Jugando borracho para Huracán le hizo un gol a River del que no se acuerda. También faltó a partidos con su club para jugar en la villa en la que nació. Pero cuando hablan de Houseman quienes lo vieron jugar lo recuerdan con alegría.

Hoy en día, el crack de la Academia no corre con la misma suerte. Tal vez la avanzada de los medios de comunicación y redes sociales expone a los jugadores a otro nivel mediático. O quizás hay una exigencia mayor para el jugador de fútbol que hoy es héroe de los más pequeños y tienen que cumplir con normas más exigentes. Pero Centu no se salva nunca.

Racing ha hecho mucho para ayudarlo. En sus comienzos lo asesoraron en cómo invertir sus primeros sueldos. Le insistían en que debía sacar a la familia del barrio, que él debía dejar de juntarse con las malas influencias. Más adelante, cuando la situación estaba compleja, lo llevaron a Italia a visitar a Ezequiel “Pocho” Lavezzi, que por entonces estaba jugando en Napoli. El Pocho tuvo una vida parecida a la de Ricky y se pudo encaminar. Y tal vez podía ayudarlo con algún consejo.

Wachicentu

Nada le sirvió a Centurión, que después de Racing fue a Italia donde pasó sin penas ni glorias y volvió a la Academia para salir campeón. De Racing a San Pablo donde los inconvenientes reaparecieron. Jugó un partido de Copa Libertadores en Argentina, salió a la noche y por quedarse dormido perdió el vuelo de vuelta a Brasil. Después de jugar en el tricolor llegó a Boca. Club en el cual protagonizó varios inconvenientes durante su estadía en el Xeneixe.

Claro, nada opaca su brillante actuación en el conjunto de la Rivera donde salió campeón.
Hoy en día está en Racing. No tiene la misma exposición que tuvo en otros momentos, pero los medios siguen pendientes. Nadie en la Academia duda de sus condiciones como futbolista. Pero su conducta como profesional del fútbol fuera de la cancha es muy mala.

Eduardo Coudet, técnico de Racing, deberá tomar cartas en el asunto junto a Diego Milito, manager del club, ex compañero y campeón en 2013 con Ricky. ¿Cómo se deben tomar estas acciones de Centurión? ¿Hay que castigarlo por su indisciplina o hay que acompañarlo para que se mantenga por el buen camino mientras sea jugador? ¿Por qué se lo castiga a Centurión y no se hizo lo mismo con Houseman o con el propio Maradona, que también tuvo sus malas conductas como profesional? Sin ir tan lejos en el tiempo, Neymar dijo en conferencia de prensa que el va a salir de fiesta porque es joven a pesar de lo que digan los medios de comunicación. Y Arturo Vidal tuvo un accidente automovilístico cuando manejaba alcoholizado durante la Copa América disputada en Chile. Jorge Sampaoli, entrenador de la Roja en ese momento decidió que Vidal se quedara con el plantel y finalmente salieron campeones.

Sólo los líderes de Racing sabrán qué decisión tomar. Mientras tanto, Centurión se sigue comprando problemas que le sacan la atención de lo que mejor sabe hacer, jugar al fútbol.