¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews

Argentina y la emisión de metano.

Es uno de los países que más metano emite a través de vertederos de desechos.

Argentina y la emisión de metano.

Se trata de un gas que contribuye al calentamiento global. ¿Cuáles son las razones por las que los expertos en el medio ambiente consideran que se deben tomar medidas urgentes?

A nivel mundial, el metano y otros gases de efecto invernadero son una fuente importante de preocupación. Debido a que contribuye al fenómeno del calentamiento global. El metano es el 16% (en volumen) de las emisiones de efecto invernadero generadas por la actividad humana cada año. La acumulación de basura en los vertederos, que ha aumentado como resultado del aumento de la población humana, la industrialización y la urbanización en todo el mundo, es una fuente de emisión de gas metano.

Según el diario The Guardian, desde 2019, se han registrado más de 1.000 fugas del gas de efecto invernadero metano de los vertederos de desechos.

Se basó en un análisis de datos de satélites globales realizado por una empresa privada llamada Kayrros, que se dedica a la inteligencia ambiental.

Según el informe, los países más densamente poblados del sur de Asia, junto con Argentina y España, son focos de eventos de alta emisión de metano.

Cuando los desechos orgánicos, como restos de comida, madera, cartón, papel y restos de jardín, se descomponen sin oxígeno, los vertederos liberan metano. A lo largo de 20 años, el metano atrapa 86 veces más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono.

Los datos más recientes indican que 1.256 grandes fugas de metano se produjeron entre enero de 2019 y junio de 2023. Según información divulgada por The Guardian, los países con más minas terrestres de gran tamaño son Pakistán, India y Bangladesh, seguidos por Argentina, Uzbekistán y España.

Nadia Mazzeo, licenciada en ciencias ambientales, especialista en planificación urbana y regional y docente de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, advierte que los datos relacionados con Argentina deben manejarse con cuidado debido a las limitaciones del análisis.

“Hay diferentes tipos de vertederos en el mundo. Las directivas del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) los clasifican en cuatro categorías: los vertederos no controlados poco profundos y los profundos, los rellenos sanitarios y los sitios de disposición final sin categoría. En los rellenos sanitarios se hace compactación y se disminuyen los espacios ocupados por aire.

De esta manera, los residuos son degradados sin presencia de oxígeno, lo que aumenta las emisiones de metano en comparación con sitios de disposición final en donde el acceso a oxígeno durante la descomposición es mayor”, comentó.

La especialista afirmó: “No se puede decir hoy que la Argentina sea uno de los mayores emisores de metano a partir de rellenos sanitarios, porque los datos difundidos por Kayrros solo consideran al relleno sanitario que recibe los residuos de toda el Área Metropolitana de Buenos Aires: el Complejo Ambiental Norte III de la CEAMSE. También hay rellenos sanitarios en otras zonas del país”.

De acuerdo con el Ministerio de Capital Humano de la Argentina, hay 41 rellenos sanitarios en el país y 234 basurales. “No se han realizado mediciones como las detalladas por Kayrros en todos los sitios de disposición final”, señaló Mazzeo.
“Sí se sabe que sólo el 5 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de Argentina corresponden al sector residuos”, añadió.

Sergio Federovisky, biólogo y ex viceministro de Ambiente de la Nación hasta diciembre pasado, explicó que “en la Argentina hay un problema de jurisdicción. La responsabilidad de disposición de los residuos está a cargo de los Municipios, y no hay organismo público que se ocupe de medir la cantidad de emisiones de metano a partir de residuos”.

Por lo cual, también opinó que los datos sobre emisiones son limitados. “Nuestro país debería hacer sus mediciones propias sobre las emisiones de metano y tener una política federal de tratamiento de captación, basada en datos”, sostuvo Federovisky.

Más de 100 países se comprometieron en la cumbre climática de las Naciones Unidas de 2021 a reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030.

Alrededor del 20% de las emisiones humanas de metano provienen del procesamiento de desechos. Alrededor del 40% de los ingresos provienen de la agricultura y el 35% de los combustibles fósiles.

El presidente de la Asociación Internacional de Residuos Sólidos (ISWA), Carlos Silva Filho, declaró que el objetivo global para 2030 es imposible si no se abordan las emisiones de la industria de residuos.

“Reducir el metano es la única solución para alcanzar el objetivo mundial de 1,5 ºC de temperatura”, afirmó. “Si realmente nos centramos en reducir las emisiones de metano del sector de los residuos, cambiaremos las reglas del juego”, consideró.

Según un estudio realizado por científicos austríacos liderados por Wolfgang Schöpp y colegas del Programa de Calidad del Aire y Gases de Efecto Invernadero del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) y la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida, las emisiones de los vertederos no gestionados podrían duplicarse para el año 2050 debido al aumento de la población urbana, lo que elimina la posibilidad de prevenir una catástrofe climática.

Qué es el metano y qué papel desempeña?

El metano (CH4) es un gas compuesto de hidrógeno y carbono. Como compuesto químico del grupo del carbono, pertenece a los gases de efecto invernadero de larga vida junto con el dióxido de carbono, el óxido nitroso y los CFC. Una cosa especial del metano es que es combustible y puede explotar si se mezcla con el aire y se enciende.

El metano se encuentra en todas partes en la naturaleza y en el medio ambiente humano. Se forma constantemente, sobre todo durante los procesos de descomposición bajo exclusión del aire (anaeróbico) con la participación de microorganismos. El metano se produce tanto en ambientes naturales, como pantanos o bosques húmedos, como en áreas con influencia humana, como campos de arroz, vertederos o plantas de gas natural. El gas natural consiste principalmente en metano. Los océanos también liberan metano. Los científicos sospechan un aumento de la liberación a medida que aumenta la temperatura.

El metano representa el 20 por ciento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera y, además del dióxido de carbono, tiene una influencia significativa en el presupuesto de radiación de la atmósfera y, por lo tanto, también en el efecto invernadero.

Basurales a cielo abierto en Argentina.

Los sitios donde se colocan desechos sólidos de manera indiscriminada, sin control de operación y con pocas medidas de protección ambiental se conocen como basuras a cielo abierto.

En Argentina, hay alrededor de 5000 depósitos de basura al cielo abierto, lo que representa en promedio más de dos depósitos de basura por municipio. La mayoría de estos procedimientos son formales, lo que significa que son la forma oficial en que los gobiernos locales eliminan su basura.

Los desechos a cielo abierto carecen de medidas mínimas de seguridad, por lo que puede encontrarse todo tipo de desechos, incluso patogénicos y peligrosos. No tienen en cuenta la impermeabilidad del suelo donde se ubican o la distancia adecuada de las napas freáticas, los cursos de agua superficiales, los centros urbanos u otras áreas que podrían verse afectadas por estas instalaciones.

La falta de eficiencia en la gestión de desechos es un problema que afecta a todas las ciudades de Argentina, ya que una proporción significativa de la población vive en áreas urbanas. Aunque los municipios tienen la responsabilidad de manejar los desechos, la gestión de los desechos en general, especialmente los desechos a cielo abierto, es una preocupación a nivel nacional y uno de los principales problemas ambientales del país debido a su volumen y alcance.

Peligros.

Al carecer de suelo impermeabilizado, los desechos al cielo abierto son una fuente de contaminación debido a la producción de líquido lixiviado y la emisión de gases de efecto invernadero.

El lixiviado es un líquido que se produce cuando los desechos se descomponen y el agua (de las lluvias, el drenaje superficial o las aguas subterráneas) atraviesa los desechos sólidos en descomposición. Este líquido contiene materiales disueltos y suspendidos que pueden pasar a través del piso de base y contaminar fuentes de agua potable o aguas superficiales si no se controlan adecuadamente.

El biogás, por otro lado, es una mezcla de metano y dióxido de carbono que también se produce al descomponer los desechos. El metano acumula presión y comienza a moverse a través del suelo siguiendo el camino de la menor resistencia a medida que se forma. Aunque el metano es más liviano que el aire y es altamente inflamable, también se libera a la atmósfera y contribuye significativamente al agotación de la capa de ozono y al cambio climático.

Los ciclos de vida de las plantas se ven afectados por la contaminación del suelo. Los desechos inadecuados pueden fomentar la propagación de diversas plagas y vectores de enfermedades.

Además, existe la posibilidad de que los desechos sean quemados de manera accidental o planificada, y en el caso de los plásticos y otros materiales, puede resultar en la emisión de sustancias tóxicas, lo que aumenta la concentración de contaminantes atmosféricos como óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre o metales pesados ​​como el mercurio, el plomo, el cromo o el cadmio.

Una gran cantidad de recuperadores informales trabajan en muchos de los basurales sin ningún elemento de protección personal y sin agua potable para su hidratación e higiene adecuada. No tienen un área de trabajo segura, por lo que están expuestos al frente de descarga del basural.

Según la incidencia de diversos factores, los daños a la salud humana pueden ser de diversa índole y diferente gravedad. Problemas neurológicos, malformaciones congénitas, bajo peso al nacer o enfermedades como dengue y cólera son algunas de las recurrencias detectadas. Otro tipo de enfermedad que se presenta en personas que viven cerca de basurales es el cáncer.

También puedes leer:

Un satélite con tecnología de IA buscará fugas de metano en el planeta
Finalmente se pondrá en marcha una nueva misión por satélite para rastrear las emisiones de metano que calientan el planeta, ahora con la ayuda de tecnología de inteligencia…
Revelan más de 1200 superfugas de metano a la atmósfera, y una de las más grandes sigue siendo en Buenos Aires
Un estudio mediante imágenes satelitales demuestra que más de 1200 puntos de superemisiones de metano están activos.
¿Qué son los superemisores de metano y por qué en Argentina, España y Asia están fuera de control?
La financiación para controlar las emisiones de metano representa menos del 2% de los recursos mundiales destinados al clima.
Energía a Debate → Plataforma líder en periodismo energético
Energía a Debate → Plataforma líder en periodismo energético

Fuente:

Infobae, Argentina.gob.ar, Fundación Ambiente & medio, CULTURA NET, BBC News Mundo.