¡Tu navegador no tiene JavaScript! habilitado. or favor habilítalo para tener una mejor experiencia con PipolNews
Ultimos

Los argentinos, entre la "década ganada" y los 20 años perdidos

Un sondeo global de Pew Research Center entre habitantes de 27 países sobre cómo ven la situación económica actual y su visión del futuro deja datos elocuentes en el capítulo destinado a la Argentina.

Al preguntarle a los encuestados sobre "si la situación económica actual es buena", solo el 17 por ciento dijo creer que es buena en 2018, mientras que en 2017 la proporción era del 23 por ciento.

En tanto, un 46 por ciento de los consultados respondió que ahora estamos peor que hace 20 años, un 19 por ciento, mejor y otro 31 por ciento dijo no percibir cambios.

Al invitarlos a pensar en el futuro, un 42 por ciento de los que tienen entre 18 y 29 años aseguró que sus hijos estarán mejor.

Pero el valor baja al 39 por ciento entre los que tienen entre 30 y 49 años y desciende al 31 por ciento  entre los de más de 50.

Yendo un poco más atrás en el tiempo, para el 72 por ciento de los entrevistados en el sondeo global de Pew Research Center la situación era muy mala en 2002 contra el 43 por ciento en relación con su percepción sobre este 2018.

¿Década ganada o perdida?

Al indagar en el período 2007-2015, tiempo en el que gobernó la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el trabajo recogió datos interesantes.

Un 22,1 por ciento afirmó que la situación económica era buena, el 45 por ciento mala y el 20,4 muy mala.

Indudablemente la falta de sostenibilidad de la recuperación económica post 2001 no logra colmar las expectativas de argentinos sobre la historia reciente.

Lo que fueron índices de crecimiento sostenidos a partir de 2003 y hasta 2008 fueron restados por la contracción económica de 2009 y las marchas y contramarchas hasta nuestros días.

Sin dudas estos claroscuros, sumado a las tensiones políticas, contribuyeron a que, hoy por hoy, los argentinos creamos que más que una década ganada haya habido años de euforia y otros de lamentos, con saldo negativo.