Hace un tiempo leí que uno no elige lo que puede ocurrirle, pero sí cómo tomarlo, cómo vivirlo. Por ende, somos actitud.
Ante todo y ante todos.